septiembre 2, 2021

El CNI Socializa Resultados del Proyecto Suscrito con FAO-UE FLEGT para el Fomento de la Asociatividad y Gremialidad del Sector Forestal Privado en Honduras

A través del  proyecto “Promoción de la Asociatividad de Operadores y Actores Privados Forestales para el Cumplimiento de la Legalidad del Comercio Forestal en Honduras”, el Consejo Nacional de Inversiones (CNI), reafirma su compromiso al desarrollo de los sectores productivos del país, en este caso, por medio de la implementación de este tipo de iniciativas de apoyo a la asociatividad de los grupos privados forestales de Honduras, alcanzando así, la mejora del clima de negocios, la competitividad, y el comercio legal de la madera.

Honduras es uno de los dos países de Latino América que estuvo listo para suscribir el Acuerdo Voluntario de Asociación (AVA) con la Unión Europea (UE), cuyo objetivo es abordar la tala ilegal de la madera, mejorar la gobernanza forestal y promover el comercio de estos productos de origen legal, ya firmado en febrero de este año. Además, El AVA tiene como objetivo asegurar que toda la madera y productos derivados de la misma provenientes del país socio exportador, y cuyo destino es el mercado de la UE, cumple con la legislación del país de origen.

En este evento de socialización se expusieron los avances del proyecto y los resultados de los 12 talleres y los tres grupos focales, que forman parte de las actividades. Los beneficiarios del proyecto, que concluye el 30 de septiembre del presente año, son: la Asociación de Madereros de Honduras (AMADHO), la Asociación de Pequeños y Medianos Productores Agroforestales de Oriente (APAFO) y la Asociación Nacional de Silvicultores de Honduras (ANASILH).

Una de las fortalezas de los AVA es que van más allá del comercio e incluyen también aspectos ambientales y de desarrollo. Los operadores privados forestales hondureños podrán tener acceso al mercado de la Unión Europea.

Representantes del gobierno, el sector privado y la sociedad civil – y, en el caso de Honduras, los pueblos indígenas y afrodescendientes – desarrollan los AVA a través de un proceso participativo. Un AVA es, por tanto, un vehículo para abordar las necesidades de los distintos actores y para incluir a muchas personas que nunca habían tenido voz en los procesos de toma de decisiones.